Esperando a Cristo

Esperando a Cristo reúne seis de las homilías más sugestivas de John Henry Newman predicadas a sus oyentes entre 1831 y 1840, antes de su conversión al catolicismo.
 
Intensamente espirituales, basadas en la palabra del Evangelio y desprovistas de la retórica entonces habitual, estas homilías fueron, sin quererlo su autor, el nervio del Movimiento de Oxford. Bajo este nombre fue reuniéndose un grupo de intelectuales y estudiantes que, como los cristianos del tercer milenio, buscó el modo de fijar su mirada en la figura de Cristo.
Escritor
Colección
Esenciales
Materia
Religión: general
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432131462
ISBN
978-84-321-3146-2
Páginas
128
Ancho
14 cm
Alto
20 cm
Edición
3
Fecha publicación
24-06-1997

Precio

Edición en papel
13,00 €

Sobre Cardenal John Henry Newman (Escritor)

  • Cardenal John Henry Newman
    John Henry Newman (1801-1890) fue preceptor del Oriel College y líder del Movimiento de Oxford, que combatía la influencia laicista en el anglicanismo. Se adhirió a la Iglesia Católica en 1845, fue ordenado sacerdote y en 1879 León XIII le hizo cardenal. Fue beatificado por Bened... Ver más sobre el autor

Contenidos

-Esperando a Cristo reúne seis de las homilías más sugestivas de John Henry Newman predicadas a sus oyentes entre 1831 y 1840, antes de su conversión al catolicismo.

Intensamente espirituales, basadas en la palabra del Evangelio y desprovistas de la retórica entonces habitual, estas homilías fueron, sin quererlo su autor, el nervio del Movimiento de Oxford. Bajo este nombre fue reuniéndose un grupo de intelectuales y estudiantes que, como los cristianos del tercer milenio, buscó el modo de fijar su mirada en la figura de Cristo.

El cardenal John Henry Newman es el más conocido de los conversos al catolicismo en Inglaterra. Nacido en Londres en 1801, fue preceptor del Oriel College de Oxford, rector de Santa María, la capilla universitaria, y uno de los líderes del Movimiento de Oxford.

Sus convicciones le acercaron progresivamente a la Iglesia católica, a la que se adhirió en 1845. Se ordenó sacerdote y fundó la congregación de los Oratorianos de San Felipe Neri en Inglaterra. En 1879 León XIII le hizo cardenal. Murió en Birmingham en 1890.

Gracias a su capacidad para anticiparse a cuestiones teológicas que aún hoy siguen siendo actuales, ha gozado de gran influencia en la Iglesia católica y se le considera un precursor del Concilio Vaticano II. Fue beatificado por el papa Benedicto XVI el 19 de septiembre de 2010.

Libros relacionados