Formación de profesores para la educación personalizada

FORMACIÓN DE PROFESORES PARA LA EDUCACIÓN PERSONALIZADA, que hace el número 32 del TRATADO. Y se dice en el título DE PROFESORES para echar por delante la idea de que el libro está planteado, y resuelto, con una visión amplia del quehacer educativo; no de educadores, que podría sugerir la función que queda en los alrededores de lo fundamental; tampoco de maestros —con todo lo que de cuasi sagrado tiene la palabra—, porque se corría el riesgo de reducir el ámbito del trabajo a la educación primaria; no de nungún otro nombre creado para la ocasión o sacado del moderno maremagnum de vocblos artificiales, improvisados o retorcidos, sino, cabalmente, profesores, con la concepción que abarca y acoge a todas las personas que ejercen, alguna función educativa. Por eso el sumario de la obra desbordará los linderos de la escuela convencional para irrumpir por otros terrenos que también influyen decisivamente en la educación. Como anticipa en la presentacion el profesor García-Hoz, «el libro ha sido diseñado con la intención de englobar no sólo al que dedica su vida a enseñar sino a cualquiera que ejerce una funció instructiva o formativa».
Escritor
Colección
Educación y Pedagogía
Materia
EDUCACIÓN PEDAGOGÍA
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432131097
ISBN
978-84-321-3109-7
Páginas
464
Ancho
15 cm
Alto
21 cm
Edición
1
Fecha publicación
13-11-1996

Precio

Edición en papel
29,00 €

Sobre Víctor García Hoz (Escritor)

  • Víctor García Hoz
    Víctor García Hoz, uno de los grandes nombres de la Pedagogía española, fue Catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de las Reales Academias de Doctores y de Ciencias Morales y Políticas.  Entregado por completo a la Educación, fue Director del Instituto de P... Ver más sobre el autor

Contenidos

FORMACIÓN DE PROFESORES PARA LA EDUCACIÓN PERSONALIZADA, que hace el número 32 del TRATADO. Y se dice en el título DE PROFESORES para echar por delante la idea de que el libro está planteando, y resulta, con una visión amplia del quehacer educativo; no de educadores, que podría sugerir la función que queda en los alrededores de lo fundamental; tampoco de maestros - con todo lo que de cuasi sagrado tiene la palabra -, porque se corría el riesgo de reducir al ámbito del trabajo a la educación primaria; no de ningún otro nombre creado para la ocasión o sacado del moderno maremágnum de vocablos artificiales, improvisados y retorcidos, sino, cabalmente, profesores, con la concepción que abarca y acoge a todas las personas que ejercen alguna función educativa. Por eso el sumario de la obra desbordará los linderos de la escuela convencional para irrumpir por otros terrenos que también influye decisivamente en la educación. Como anticipa en la presentación el profesor García-Hoz, "el libro ha sido diseñado con la intención de englobar no sólo al que dedica su vida a enseñar sino a cualquiera que ejerce una función instructiva o formativa".
El punto de partida para un enfoque de esta naturaleza se sitúa en la aceptación de que existe una vocación universal a la educación que, lozana, da evidentes señales de vida antes de toda sistematización pedagógica. Como se subraya en el prólogo, "todos estamos llamados a contribuir a la educación de los demás. En cierto modo, todos somos maestros o profesores alguna vez".

Libros relacionados