El retrato quebrado

Nacida en León (1953) y residente en Córdoba desde principio de los años setenta, onde trabaja en la Escuela de Ingenieros Agrónomos y ha escrito la mayor parte de su poesía. A esta ciudad se encuentra, pues, muy vinculada. Antes en la suya de nacimiento,fundó el grupo Barro, que editó en 1973 un volumen ontológico de sus componentes. Estuvo integrada, desde 1975, en el grupo cordobés Zubia tan representativo de una nueva promoción con algunos nombres que mantienen el impulso remozado de ésta. Fue premiada con el Gallo de Vidrio en Sevilla y el Ciudad de Jaén, ambos en 1978, e igualmente el Bernardo del Carpio en León (1981). Ha publicado Paisaje de la sangre (Colección Polifemo, Cátedra Juan Rejano, Diputación de Córdoba) y la sombra de la Sombra de un Sueño, con el que obtuvo el Pablo Neruda de 1990. Lo otorga la Fundación Juan Ramón Jiménez de Huelva y el Instituto que lleva el nombre del poeta chileno. Es autora de Aladuz (Cuadernos de la Posada, Ayuntamiento de Córdoba), y Retablo Orsini (Cuadernos de Ulía, Fernán-Núñez). A esto hay que añadir sus colaboraciones en revistas poéticas españolas y extranjeras, recitales, etcétera. EL RETRATO QUEBRADO implica un empeño madurecido en esta trayectoria. Su disposición versal se encaja, rigurosamente, en el carácter de prosa poemática que va desprendiendo el mundo íntimo de una mujer. El propósito palpable trata de mostrar la doble visión de su universo: el que corresponde, según la poetisa, a lo que se ha etiquetado siempre como femenino, y el que atañe al ansia de cada mujer por lo que se refiere a su propia vida. La realidad y el deseo entran, como acostumbran, en una inevitable colisión que produce desgarro, rompimientos para el logro de lo pretendido: la búsqueda de una diferente y arriesgada vía. El resultado se apoya en la muy elaborada expresividad, partícipe de la belleza a través de imahgenes que sorprenden y del contenido bifronte y distanciado del que fluye, por lo común, en tamntas ocasiones. Como escribe Carlos Rivera, compañero de grupo, esta poesía entraña la que su creador no se atrevió a vivir, por conocer, en definitiva, la deslealtad del tiempo. En suma, la fisionomía interior, que refleja tensiones cotidianas y empuje idealizante, se nos transmite con calidad. El Premio González de Lama, que cumple ahora un cuarto de siglo, recayó en una obra cuyo interés no admite duda. La sombra de un sueño flota también aquí muy sensitivamente.
Escritor
Colección
Poesía. Adonáis
Materia
<Genérica>
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432131158
ISBN
978-84-321-3115-8
Páginas
64
Ancho
13 cm
Alto
18 cm
Edición
1
Fecha publicación
31-05-1996
Número en la colección
524

Precio

Edición en papel
7,00 €