Enseñanza de la Filosofía en la Educación Secundaria

 ¿No será una redundancia titular EDUCACION ESPECIAL PERSONALIZADA un libro encuadrado en una colección cuyo hilo conductor es la educación personalizada? ¿No ha de ser necesariamente personalizada la educación especial? La respuesta el interrogante se halla en las páginas de esta obra: no se trata de una educación para las diferencias simplemente, sino de una educación para las personas, es decir, de una profundización de los estímulos educativos hasta  que lleguen a formar en el sujeto los hábitos fundamentales de la persona humana, que se manifiesta en un obrar consciente, libre y responsable. La primera condición para entender la educación especial es hacer operante la idea de que el minusválido es uno persona con toda la dignidad que en tal concepto se contiene.
 
El libro está inspirado en esta idea: "Si la práctica de la educación especial no fuese conforme a la dignidad de la persona humana, tal actividad no podría calificarse como educación". Es manester trascender los aspectos técnicos y prestar atención a los aspectos éticos que dan sentido a cualquier tarea educativa.
Colección
Educación y Pedagogía
Materia
EDUCACIÓN PEDAGOGÍA
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432128356
ISBN
978-84-321-2835-6
Páginas
432
Ancho
15 cm
Alto
21 cm
Edición
1

Precio

Edición en papel
23,00 €

Contenidos

Un examen del índice de este volumen - número 26 del TRATADO DE EDUCECION PERSONALIZADA - proporciona de modo claro, y seguramente contundente, no la simple enumeración de los temas tratados, sino, sobre todo, la altura y hondura de los mismos.
Se abre el libro respondiendo a la pregunte primordial - ¿por qué enseñar filosofía en la fase de la educación secundaria? - y, desde ese fundamento sólido, se va alzando un edificio importante en el que prima, en virtud de la categoría profesional de sus hacedores, la armonía y el rigor de sus contenidos: la enseñanza filosófica como uno fuerza necesaria para abrir los portales de la creatividad; o como brújula cierta que oriente por los vericuetos de la ignorancia, del error y de la falsedad hasta acceder a la verdad; o como ingrediente imprescindible para que arraigue en la persona el hontanar enriquecedor de su sentido crítico; al cabo, frente al olvido intencionado tan vigente, se impone la naturalidad de darle al tema de Dios el lugar que siempre tuvo en los programas de la disciplina; lo que induce a plantear la cuestión del bien desde la ontología y desde la ética, para desembocar luego en los temas también radicales, de la persona, del amor, de la libertad; como una demanda derivada del esquema de la obra, el trazo poderoso de cómo enseñar con provecho la historia misma de la asignatura que se imparte; y se concluye con aportaciones de orden práctico acerca de cómo enseñar a hacer comentarios de textos filosóficos. Un vocabulario de voces básica remata la obra.