La Atlántida roja

Había una vez una Europa del Este, un mundo gris lleno de restricciones, que a duras penas lograba sobrevivir. Dicen que desapareció en una noche con la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, como la mítica Atlántida. La opinión más extendida es que el telón de acero se derrumbó de golpe, como un castillo de naipes. Pero, a decir verdad, el Muro no cayó. Lo derribaron.
 
El autor estuvo allí, en Polonia, Checoslovaquia, Berlín, Rumanía, Hungría y Rusia, contemplando en primera línea este brusco giro de la Historia y entrevistando a cada uno de sus protagonistas.
Escritor
Colección
Historia y Biografías
Materia
Historia: acontecimientos y temas específicos
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432143823
ISBN
978-84-321-4382-3
Páginas
232
Ancho
16 cm
Alto
24 cm
Edición
1
Fecha publicación
03-04-2014

Precio

Edición en papel
18,00 €
También disponible en

Sobre Luigi Geninazzi (Escritor)

  • Luigi Geninazzi
    Luigi Geninazzi, periodista y escritor italiano, experto en política internacional, ha trabajado para Il Sabato y Avvenire cubriendo la información relativa a la Europa del Este. Obtuvo el Premiolino en 1980 y el premio Europa per el giornalismo  en 1990. Por sus artículos sobre ... Ver más sobre el autor

Contenidos

-Había una vez una Europa del Este, un mundo gris lleno de restricciones, que a duras penas lograba sobrevivir. Dicen que desapareció en una noche con la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989, como la mítica Atlántida. La opinión más extendida es que el telón de acero se derrumbó de golpe, como un castillo de naipes. Pero, a decir verdad, el Muro no cayó. Lo derribaron.

El autor estuvo allí, en Polonia, Checoslovaquia, Berlín, Rumanía, Hungría y Rusia, contemplando en primera línea este brusco giro de la Historia y entrevistando a cada uno de sus protagonistas.

Luigi Geninazzi, periodista y escritor italiano, experto en política internacional, ha trabajado para Il Sabato y Avvenire cubriendo la información relativa a la Europa del Este. Obtuvo el Premiolino en 1980 y el premio Europa per el giornalismo en 1990. Por sus artículos sobre Solidarność le fue concedida en 1995 la Cruz de Oficial de la República de Polonia.