La aventura de ser cristiano

Ante la pregunta sobre el dolor físico y moral existe una respuesta cristiana. Una obra que aporta luz, valor y esperanza.

Escritor
Colección
Patmos
Materia
Religión: general
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432135323
ISBN
978-84-321-3532-3
Páginas
160
Ancho
13 cm
Alto
19 cm
Edición
2
Fecha publicación
11-05-2005
Número en la colección
227

Precio

Edición en papel
9,00 €
También disponible en

Sobre Johannes Messner (Escritor)

  • Johannes Messner
    Johannes Messner, sociólogo y moralista austriaco, catedrático de Ciencias Sociales en la Universidad de Viena, nació en 1891 en Schwaz (Tirol).   Estudió Teología, y en 1914 fue ordenado sacerdote en la Catedral de Brixen. Entre 1920 y 1925, en Innsbruck y Munich, se dedica a la... Ver más sobre el autor

Contenidos

-Es éste un libro alentador sobre una gran cuestión inquietante: el problema del dolor; ¿por qué y para qué lo permite Dios? La intención del autor es diáfana: confortar y consolar a otras personas en sus padecimientos, y superar también sus propios dolores.

Describe el hecho del dolor físico y moral, y ofrece la solución cristiana, la única respuesta posible tal y como nos es dada en los Libros Sagrados: el Sacrificio de Cristo en la Cruz y los designios amorosos de Dios sobre el dolor. En nuestro sufrimiento personal busca también Dios abrirnos los ojos a lo esencial: que vivamos el Amor, el amor de Dios y el amor al prójimo. Este libro puede aportar luz, valor y esperanza a quienes son puestos a prueba por el dolor, desde la certeza de que Dios nos ama y nos quiere felices eternamente.

Johannes Messner, sociólogo y moralista austriaco, catedrático de Ciencias Sociales en la Universidad de Viena, nació en 1891 en Schwaz (Tirol).

Estudió Teología, y en 1914 fue ordenado sacerdote en la Catedral de Brixen. Entre 1920 y 1925, en Innsbruck y Munich, se dedica a la investigación científica en Sociología y Economía. Terminados sus estudios, participa en la revista Das Neue Reich. En 1938 el gobierno nacional socialista le apartó de su cátedra y le prohibió su presencia en la Universidad, por lo que en julio tuvo que huir a Suiza, y pasó luego a Inglaterra. En 1953 fue nombrado Capellán de su Santidad por el papa Pío XII.

Doctor honoris causa por diversas universidades, en 1981 recibió la más alta condecoración del estado austriaco. Falleció en 1984. E1 31 de octubre de 2002 se abrió su proceso de beatificación.