No somos ángeles

"Nació en Oviedo el 11 de enero de 1973. En esta ciudad, tan pródiga en esencias culturales, hizo los estudios de Primaria y Bachillerato. En 1996 obtuvo el título de Licenciada en Filología Hispánica, especializándose en Literatura. Su quehacer creativo, en desarrollo desde hace unos años, no le impulsó a concursar ni aún a que se publicaran sus poemas salvo una vez y bajo pseudónimo en la revista universitaria Pretextos. Entre 1994 y 1996 fue reuniendo y seleccionando el material que ahora revela. Aparte de atender a su fluir poético, dedica esfuerzo a la pintura. Ha realizado, recientemente, dos exposiciones y proyecta otras tantas en fechas próximas. Esta vocación ambivalente une su nombre al de otros poetas que compatibilizaron y compatibilizan los pinceles y las palabras. NO SOMOS ÁNGELES, Premio Adonáis de 1996, es el número 50 de la series iniciada en 1943. Hasta ahora ninguna asturiana había logrado tal recompensa. Es la octava poseedora de ese título. Lo han precedido María Elvira Lacaci, Pureza Canelo, Julia Castillo, Blanca Andreu, Amalia Iglesias, Ana Merino y María luisa Mora, originarias de diversas regiones españolas y, por descontado, cauces de estilo también plurales. Sobre este libro opina la autora, y el juicio personal siempre importa reflejarlo: ""Es una mezcla de intimidad y realismo"". Lo define con justeza, y añade: ""Me interesa el mundo interior, el de los sentimientos, al mismo tiempo que me atrae el mundo exterior, el que incluye las relaciones con el mundo que nos rodea. Por eso escribo indistintamente la incomunicación y palabras, de belleza y sufrimientos"". Este criterio autocrítico responde, en líneas generales, a lo que hallamos aquí: un impulso situado en la zona de nuestra poesía que trata de recuperar el enfoque expresivo orientado hacia la participación plena de los lectores en lo que se les ofrece. El verso libre es eje continuo de un empeño que despliega sobre todo una visión de la naturaleza cambiante y del entorno cotidiano en la que se producen impregnaciones de ascendencia neoromántica con signos contemporáneos. Resulta más perceptible lo que corresponde a la realidad visionaria que el pálpito del yo pluralizado. La conciencia de pertenecer al abajo de la realidad determina la situación humana. Así dice que somos no criaturas aéreas, infinitas, talladas en el tronco de las nubes; / no sino tierra / que desesperadamente busca un trocito de inmortalidad... Ese deseo da fuerza anhelosa y firme al destino de todos: Amado mundo, / única tierra nuestra, / brevísimo resplandor que unas manos abarcan... Concluye este poemario insistiendo en la nota dramática que lo recorre. Ella moviliza el trance de los seres vivos. Posee orquestaciones de coro esta voz que irrumpe en la poesía y, de golpe, se coloca en un sitio priviligiado. Una norteña en la mitad de la centuria, que señala la historia de un premio para jóvenes, se incorpora al cómputo de éstos y siempre a la esperanza inseparable del hecho de una revelación como las tantas sucedidas en el transcurso del Adonáis, manantial de ellas."
Escritor
Colección
Poesía. Adonáis
Materia
Poesía de poetas individuales
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432131325
ISBN
978-84-321-3132-5
Páginas
56
Ancho
13 cm
Alto
18 cm
Edición
2
Fecha publicación
12-02-1997
Número en la colección
528

Precio

Edición en papel
7,00 €