Plenitud de la materia

Nació en Albacete (1965). Licenciado en Filología Hispánica por la UNED. Es profesor en un instituto de su lugar nativo. A los dieciocho años iniciaría sus aproximaciones al quehacer poético. Formó parte del grupo de la revista Barcarola, siendo su Secretario de Redacción durante un breve tiempo. En 1988 obtuvo con Memoria del destierro el premio Platero que concede el Club del Libro Español de la ONU. Fue el ganador más joven de los hasta entonces habidos. De 1995 data Teoría de la devastación. Ahora prepara su tesis doctoral sobre teoría retórica del siglo XVI. Poemas suyos aparecieron en Cuadernos de poesía nueva, y en Camándula y Mairena, ambas de Puerto Rico, así como en otras publicaciones literarias. Si en su primera salida le impulsó la búsqueda de un estilo, la segunda mostraría rasgos de una estética afín a la atmósfera decadente propugnada por algunos novísimos. Plenitud de la materia, Premio Adonáis de 1997, número cincuenta y uno de los concedidos desde 1943, tiene origen en un acaecer muy doloroso: la enfermedad y fin del padre del poeta. Esta connotación alegíaca motivaría que la escritura de quien la sufriese evolucionara de un modo que la diferencia de sus anteriores empeños. La terrible circunstancia hubo de imponer un giro casi absoluto. Tan duro golpe le llevó a reflexionar sobre la materia y la naturaleza humana ahondando en el trance que significa la perdida de la persona que encarna las raíces familiares. Surge la evidencia de la física putrefacción. El hijo emprende un viaje a través de la noche orientado a la explicación de un sentido que desvele la mudanza de lo vivo. La ausencia contribuye a que suceda una comprensión del ser que nos sostiene. Ese itinerario se asemeja a una bajada al infierno. La nada es un trasunto palpable y metafísico, una sombría pelea con la muerte y sus hilos apresores. Por último se produce el paso de esas viviones hacia lo que implica un despertar del largo sueño. Asoman las imágenes de la ciudad, loas marginados que permanencen en los subterráneos, etcétera. Se deduce que hay un reflejo de sí mismo en los demás, una suerte de confluencia que iguala lo que transpira el mundo. Este tránsito donde termina por fundirse lo íntimo con lo trascendido, el dolor y las revelaciones sociales, se expresa conmocionadamente de punta a punta. El contenido desolado hace que nazca una incitación a profundizar en una sustancia que ha nadie pueda hacer ajena. Su autor ha eludido seguir ninguno de los moldes que hoy se usan, que, por descontado, acrecienta el interés de su explayación. El conocimiento de lo que fuimos nos permite entender lo que somos.
Escritor
Colección
Poesía. Adonáis
Materia
Poesía de poetas individuales
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432131721
ISBN
978-84-321-3172-1
Páginas
64
Ancho
13 cm
Alto
18 cm
Edición
1
Fecha publicación
26-02-1998
Número en la colección
533

Precio

Edición en papel
7,00 €