Un hijo para la eternidad

«Nuestro Emmanuel nació a las 11.18. Su corazón dejó de latir a las 12.30. ¡Cuánta emoción en una vida tan corta! ¡Qué intensidad en esos minutos que tienen valor de eternidad!»
 
«Pasó por nuestras vidas como un soplo delicado, una presencia preciosa, y nos confirmó en nuestro papel de padres.»
 
Éste es el conmovedor relato de Isabelle de Mézerac, una madre que sabe que va a perder a su hijo apenas nazca.
 
Cuando el diagnóstico prenatal revela una malformación fatal en el hijo que espera, ella y su familia se sienten angustiados ante esa muerte anunciada. Pero descartan la opción del aborto, y deciden acompañar a su bebé con todo cariño hasta el fin de su breve existencia. Esta decisión los transformará como personas, y les aporta una gran fortaleza para seguir viviendo. Un drama familiar se convierte así en una gran historia de amor.
 
Desde su experiencia, y con la ayuda de un ginecólogo y un especialista en cuidados paliativos, la autora propone introducir esos cuidados en el ámbito de la maternidad, para ofrecer un horizonte a quienes sufren una desgracia como ésta.
Escritor
Colección
Bolsillo
Materia
HISTORIAS REALES
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432135248
ISBN
978-84-321-3524-8
Páginas
104
Ancho
12 cm
Alto
19 cm
Edición
1
Fecha publicación
07-02-2005
Número en la colección
187

Precio

Edición en papel
9,00 €

Sobre Isabelle de Mezerac (Escritor)

Contenidos

-«Nuestro Emmanuel nació a las 11.18. Su corazón dejó de latir a las 12.30. ¡Cuánta emoción en una vida tan corta! ¡Qué intensidad en esos minutos que tienen valor de eternidad!»

«Pasó por nuestras vidas como un soplo delicado, una presencia preciosa, y nos confirmó en nuestro papel de padres.»

Éste es el conmovedor relato de Isabelle de Mézerac, una madre que sabe que va a perder a su hijo apenas nazca.

Cuando el diagnóstico prenatal revela una malformación fatal en el hijo que espera, ella y su familia se sienten angustiados ante esa muerte anunciada. Pero descartan la opción del aborto, y deciden acompañar a su bebé con todo cariño hasta el fin de su breve existencia. Esta decisión los transformará como personas, y les aporta una gran fortaleza para seguir viviendo. Un drama familiar se convierte así en una gran historia de amor.

Desde su experiencia, y con la ayuda de un ginecólogo y un especialista en cuidados paliativos, la autora propone introducir esos cuidados en el ámbito de la maternidad, para ofrecer un horizonte a quienes sufren una desgracia como ésta.

Isabelle de Mézerac es francesa, y madre de familia numerosa.