Amor y perdón. Homilías

Reciedumbre, sinceridad y afán por la salvación de las almas brotan de estas homilías del autor. Palabras sencillas y de doctrina clara que hablan sobre la conversión personal, los medios para alcanzar el perdón y vivir en el Amor.

Escritor
Colección
Patmos
Materia
Cristianismo
Idioma
  • Castellano
EAN
9788432137730
ISBN
978-84-321-3773-0
Páginas
288
Ancho
13 cm
Alto
19 cm
Edición
3
Fecha publicación
06-11-2015
Número en la colección
242

Precio

Edición en papel
17,00 €
También disponible en

Sobre San Juan Bautista María Vianney (Escritor)

  • San Juan Bautista María Vianney
    San Juan Bautista María Vianney nació en 1786 en Dardilly (Francia), y vivió una infancia y juventud campesinas marcadas por las duras consecuencias de la Revolución Francesa. Tras muchas dificultades, en 1815 fue ordenado sacerdote, y en 1818, destinado a Ars. Allí iba a transcu... Ver más sobre el autor

Contenidos

Reciedumbre, sinceridad y afán por la salvación de las almas brotan de estas homilías escogidas, que el Santo Cura de Ars predicaba a sus feligreses. Palabras sencillas, pero de doctrina clara y penetrante.

Durante cuarenta y dos años, Juan Bautista María Vianney regentó la parroquia de Ars y, con la gracia de Dios, la transformó en un modelo. Además, acudieron a su confesonario miles de personas de muy distintos lugares, para abrir su alma, y obtener el perdón de sus pecados y la rectificación de sus vidas.

Pocos santos han llegado a mostrar una visión tan clara de la malicia del pecado y sus horrorosas consecuencias en las almas. Así se refleja en sus homilías, donde el acento a veces es duro pero lleno de caridad con sus oyentes, ante quienes goza de la autoridad de padre, maestro y pastor.

Se recogen en este volumen algunas homilías sobre el arrepentimiento y la conversión personal, así como los principales medios para alcanzar el perdón y vivir en el Amor.

San Juan Bautista María Vianney nació en 1786 en Dardilly (Francia), y vivió una infancia y juventud campesinas marcadas por las duras consecuencias de la Revolución Francesa. Tras muchas dificultades, en 1815 fue ordenado sacerdote, y en 1818, destinado a Ars. Allí iba a transcurrir el resto de su vida y su labor pastoral, llenas de generosa entrega y atención paternal. Falleció santamente el 4 de agosto de 1859.-

Libros relacionados