La inmortalidad del alma humana

    Antonio Millán-Puelles es una de las cabezas preclaras de la filosofía española y mundial del último siglo. Su último aliento estuvo dedicado a prepararse espiritualmente para el tránsito a la eternidad. El penúltimo, lo empleó en redactar este trabajo.

    Escritor
    Colección
    Bolsillo
    Número en la colección
    211
    Materia
    FILOSOFÍA
    Idioma
    • Castellano
    EAN
    9788432136696
    ISBN
    978-84-321-3669-6
    Páginas
    208
    Ancho
    12 cm
    Alto
    19 cm
    Edición
    1
    Fecha publicación
    04-03-2008
    Edición en papel
    13,00 €

    Sobre Antonio Millán-Puelles (Escritor)

    • Antonio Millán-Puelles
      Antonio Millán-Puelles nació en 1921, y falleció en 2005. Fue Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas; catedrático de Fudamentos de Filosofía en la Universidad Complutense de Madrid, y desde 1979, catedrático de Metafísica de la misma universidad. ... Ver más sobre el autor

    Contenidos

    -« Antonio Millán-Puelles es una de las cabezas preclaras de la filosofía española y mundial del último siglo. Académico numerario de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, Catedrático de Metafísica de la Universidad Complutense, todos los que hemos tenido la suerte de recibir de viva voz su magisterio sabemos de su buen hacer y humanidad, de su estilo a la vez brillante para la materia y modesto para su propia persona, del alto nivel de exigencia que a sí mismo se imponía, por respeto a la filosofía y a los estudiantes, del cuidadoso empeño en buscar la claridad y suscitar la atención por lo verdaderamente interesante, recurriendo en ocasiones a una fina ironía y a su extraordinario sentido del humor [...].

    Quienes le tratamos más de cerca hemos podido ver en su persona una representación preclara de la filosofía como forma de pensar, y también de vivir.

    El 22 de marzo de 2005 expiraba Antonio Millán-Puelles. Su último aliento estuvo dedicado a prepararse espiritualmente para el tránsito a la eternidad. El penúltimo lo empleó precisamente en redactar el trabajo que ahora presentamos. Desafortunadamente, el empeoramiento de su ya delicada salud no le permitió terminarlo. Ofrecemos el escrito, tal como lo dejó, ciertamente inacabado, pero dotado de una relativa integridad.» ( José María Barrio ).

    Libros relacionados