Mi pie izquierdo

    Esta autobiografía, plena de coraje y esperanza, es la historia de un hombre que se sobrepone a la adversidad. Afectado por una parálisis cerebral, llega a ser una figura de la literatura irlandesa.

    Escritor
    Colección
    Narraciones y Novelas
    Materia
    Autobiografía: general
    Idioma
    • Castellano
    EAN
    9788432147234
    ISBN
    978-84-321-4723-4
    Páginas
    194
    Ancho
    15 cm
    Alto
    22 cm
    Edición
    4
    Fecha publicación
    01-09-1991
    Edición en papel
    15,00 €

    Sobre Christy Brown (Escritor)

    • Christy Brown
      Christy Brown fue el décimo hijo de una familia irlandesa. Los médicos pronosticaron una existencia meramente vegetativa, pero su madre no aceptó ese diagnóstico. Barruntaba que su hijo tenía posibilidades y recursos para salir adelante. Y a eso se dedicó con fe y voluntad admira... Ver más sobre el autor

    Contenidos

    Esta es la emotiva historia de Christy Brown, un valiente chico nacido en 1933 con una parálisis cerebral. Inmovilizado por la enfermedad, desde niño albergaba la inteligencia y la imaginación de un escritor, y llegaría a figurar entre los grandes de la literatura irlandesa contemporánea. En este relato autobiográfico, rememora sus esfuerzos casi sobrehumanos por aprender a leer y a pintar, e incluso a escribir a máquina con la única parte de su cuerpo que podía controlar: los dedos de su pie izquierdo. Ofrece un ejemplo de gran valor y un mensaje de esperanza, pero también un testimonio de amor: la entrega y cariño de su familia y de su médico, que alentaron siempre sus ganas de vivir. Su vida fue llevada al cine, y obtuvo varios Oscar.

    Christy Brown fue el décimo hijo de una familia irlandesa. Los médicos pronosticaron una existencia meramente vegetativa, pero su madre no aceptó ese diagnóstico. Barruntaba que su hijo tenía posibilidades y recursos para salir adelante. Y a eso se dedicó con fe y voluntad admirables. Un día, cuando Christy tenía siete años, a una de sus hermanas se le cayó una tiza, y él la recogió con los dedos del pie. Aquel episodio fue el cimiento de una larga lucha, que le llevaría a convertirse en un estimable pintor y escritor. Murió, habiendo sido muy feliz, en 1981.